Saltar al contenido

Ya somos 100% ecológicos

3 octubre, 2012

Parece mentira pero esta cosecha es por fin la tercera. Y con ella la certificación ecológica. Para llegar hasta aquí hay que estar 3 años llevando una producción completamente ecológica aunque tus productos tienen que ser vendidos como convencionales. A día de hoy tenemos 3 terrenos que ya cumplen esta certificación y tendríamos derecho a incorporar a esos productos este sello:

Sin embargo, debido a la normativa de envasado de los productos ecológicos a los que nos compréis os seguirá llegando a casa sin él. No quiere decir que os vayamos a engañar. Para el que no se fie puede buscarnos en esta lista

http://www.caecyl.es/operadores/listado-de-operadores

Anuncios

Otro año más

11 septiembre, 2012

A pasado el año volando y este blog ha sido poco actualizado. Ruego mil disculpas, el “repoblar” el medio rural con nuevas criaturas es lo que tiene.

Como resumen de este año, decir que ha llovido poco, aunque en abril han sido aguas mil, el resto del año ha sido muy seco. Las lentejas para lo malo que era han salido bastante bien. El centeno como es un cereal fuerte no ha estado malo. Este año introducimos forraje para animales y no ha sido malo. Y el trigo estamos contentos. Falta a día de hoy por cosechar el girasol.

En algún huequillo que ha quedado en una tierra hemos probado con el huerto de secano, para autoconsumo, plantando tomates, calabazas, sandías y melones sin nada de agua. Sólo los regamos el día que los sembramos. Como el año ha sido seco no ha prosperado mucho, pero lo que ha salido ( de momento 2 melones, 2 calabazas y 7 sandías) están muy sabrosos. Seguiremos experimentando.

Piedras

5 octubre, 2011

Si alguno tiene ya unos añitos, recordará que antes cuando se compraba un kilo de lentejas se solía poner a los niños de la casa a quitar piedras y cualquier tipo de impurezas a mano. Era algo natural. Sin embargo, con la industrialización del campo las lentejas nos llegan a nuestras manos envasadas y listas para echar en la cazuela. Nos crearía desconfianza ver cualquier pajilla o resto extraño entre ellas.

Si seguis el blog, sabréis que nuestro proceso de obtener las lentejas, a pesar de estar mecanizado, es bastante casero. Por eso este año nos hemos encontrado con un problemilla a la hora de seleccionar las lentejas, PIEDRAS. Piedras del tamaño de las lentejas, es decir, que si echas las lentejas directamente a cocer y muerdes alguna de estas malditas piedrecitas te puedes hacer daño en los dientes.

Alventadora

Alventadora en el proceso de selección

Os preguntaréis, ¿acaso no las seleccionáis con máquina? Sí, de echo ha pasado por dos filtros, uno de una seleccionadora casera (máquina de alventar, o alventadora), y otro de una seleccionadora industrial. ¿Por qué siguen saliendo piedras? Si leeis la entrada sobre la cosecha, en ella insistimos en que este año el chico que nos cosechó fue muy cuidadoso, y que pegó mucho el peine de la cosechadora al suelo ya que la planta de lenteja es muy bajita. Esto ha tenido dos consecuencias. La buena, que hemos aprovechado toda la planta que había en la tierra, no ha quedado ninguna. Pero la mala es que se han colado muchas piedras.

Como imaginamos que a nadie le gusta dejarse los dientes a la hora de comer (y más sabiendo los precios de los dentistas), hemos buscado una solución. La selección manual. Como os podréis imaginar seleccionar 500Kg de lentejas no es plato de gusto para nadie y requiere mucho tiempo. Así que hemos pagado para que nso lo hagan.

¿Y quien está dispuesto a hacer ese “trabajo de chinos”? Hay una fundación en Cuellar (Segovia), APADEFIM, que trabaja con gente con discapacidad intelectual y se dedican a seleccionar legumbres. Nosotros les pagamos y estas personas tienen un empleo digno. Con lo cual nuestro proyecto ya cubre también la rama de la justicia social.

Con todo esto, rogamos tengáis paciencia porque esta selección manual tarda un tiempo. Eso sí, después espero que las lentejas os sepan a gloria.

Unas entrevistas

12 agosto, 2011

En el último mes hemos tenido unos contactos con la prensa. Primero un chico segoviano que tiene un proyecto de un portal muy interesante con el que pretende que los agricultores ecológicos puedan promocionarse a través del mismo. Grabaron un video a Marta que podéis ver en el siguiente link

http://generacionnatura.org/marta.html

Así podéis ver algo de las tierras que no sean sólo fotos.

Luego un periodista de El Mundo charló con Jorge para un suplemento que tienen el fin de semana en Castilla y León. Os copio el artículo y el link

http://www.laposadanet.com/alimentos.shtml

RESPETO A LA TIERRA Y AL PRODUCTO
  Su filosofía es el respeto al suelo. Su forma de trabajar, labores de conservación de la tierra y la rotación de los cultivos. Su objetivo, practicar una agricultura ecológica para obtener legumbres y cereales de calidad. Jorge Fernanz, biólogo de formación, dirige hace dos años una explotación agrícola de 13 hectáreas. Suelo que primero ha tenido que recuperar para, después, ponerlo en cultivo con centeno panificable y lentejas. En 2012 se ampliará a trigo -también para elaborar pan- y garbanzo. «Poca extensión», dice, porque primero hay que ir recuperando la materia orgánica de los suelos que luego se cultivan con un sistema de rotación anual. «Con ello», explica, «salen menos hierbas porque no hay un monocultivo que favorezca su crecimiento y aumenta la fertilidad del suelo. Son labores encaminas a aumentar la materia orgánica de la tierra aunque se consiga un rendimiento menor respecto al cultivo tradicional». Fernanz distribuye sus productos en venta directa a grupos de consumo y canales cortos de comercialización.

                JORGE FERNANZ
                Dirección: Calle De la Cruz, 17
                40260 Fuentepelayo (Segovia)
                Teléfono: 630 729 116
                Web: agroecosegovia.wordpress.com

La pesadilla de la cosecha

19 julio, 2011
 

Otra vez tenemos una pesadilla recurrente. ¿tendremos que ir a un psicólogo para que nos la interprete? Llega el mes de junio y las lentejas están listas para cosechar, con un color amarillo intenso pero todavía no secas de todo. Y preguntamos a ver quien nos las puede cosechar.

Tierra de lentejas

Lo marrón son las lentejas, lo verde los cenizos (una mala hierba)

Primera opción, la familia. Todo el año pensado que nuestro primo estaría dispuesto y cuando llega el momento está cosechando el cereal que tiene en otro pueblo y no viene hasta 3 semanas después. ¿Qué hacemos ahora?

Segunda opción, los más cercanos. Preguntamos a varios agricultores de Aldea Real (donde tenemos este año las lentejas). Algunos al principio dicen que sí, pero luego se arrepienten, otros dicen directamente que no. La razón: que tiene mucha hierba y se les va a estropear la cosechadora.

Tercera opción, los conocidos del pueblo. Preguntamos a varios agricultores de Fuentepelayo. Por fin uno dice que va a venir, pero no sabe cuando, está en otro pueblo cosechando cereal. Esperamos pacientemente, pero nada, no hay respuesta. Al cabo de dos semanas nos dice que no sabe si nos podrá cosechar la tierra, que tiene mucha hierba, ¡pero si ya se lo habíamos dicho!. Aquí la pesadilla se vuelve cada vez más agobiante, nos entran sudores fríos pensando en la producción en la tierra.

Queremos despertarnos pero lo peor de esta pesadilla es que… ¡es real!.

Cosechadora

Peine de la cosechadora

Finalmente, como un rayo de sol enmedio de las nubes, un agricultor de Fuentepelayo nos dice que sí nos las cosecha. ¡Aleluya!. “Tiene bastante hierba, ¿será algún problema?” “No creo, voy despacio y lo vamos mirando”.

 

Y por fin, el día 11 de julio comienza la cosecha de lentejas. Lo que el año anterior tardaron 1 hora, este año se hizo en todo el día. Este chico iba muy despacio y con el peine de la cosechadora pegando al suelo para coger todas. Impresionante, y sin avería en la máquina. Bueno, eso en una de las tierras, la

Cosechando

Cosechadora

otra tenía tantísima hierba que no la pudimos cosechar, se le estropeó una pieza.

No es que sea muy propensa a creer en milagros, pero parece que cada año vamso librando por los pelos. Como ya dije el año pasado hay que buscar otra técnica.

Historia de la tierra que amaba a los girasoles

27 junio, 2011

GirasolÉrase una vez una tierra a la que sus dueños cuidaban mucho, la mimaban, la araban con cuidado, y ella se lo agradeció ese año dándoles unos grandes y hermosos girasoles. Al año siguiente, los dueños decidieron que debían de cambiar de cultivo, ya que era necesario para que la tierra estuviese más sana, y pensaron que unos garbanzos serían lo adecuado. Llamaron a un amigo para que les ayudase a sembrar los garbanzos y utilizaron una máquina especial que tuvieron que pedir prestada. Los dueños estaban muy contentos ya que ese año comerían unos ricos potajes.

Sin embargo, a la tierra le habían gustado mucho los girasoles que había el año anterior,

Garbanzo

Planta del garbanzo

con sus colores amarillos brillantes y sus cabezas llenas de pipas. Hasta sus delicadas raíces le hacían cosquillas cuando se introducían en ella. Así que se enfadó mucho cuando vió que en lugar de sembrar a sus amigas las pipas habían sembrado unas semillas feas y arrugadas.

La tierra entonces decidió animar a las pipas de girasol que habían caído el año anterior a crecer con fuerza para que consiguiesen madurar antes que el garbanzo y así poder contemplar de nuevo sus flores amarillas. Y los girasoles crecieron mucho más rápido que los garbanzos. Y llegó un momento que las plantas de garbanzo no se veían entre las tupidas hojas del girasol.

Los dueños de la tierra estaban preocupados porque no sabían que hacer con esos girasoles que se estaban comiendo a sus garbanzos. Cuanto más preocupados estaban ellos, más contenta estaba la tierra imaginando las flores que no tardarían mucho más en salir.

Pero llegó un día en que los dueños tomaron una decisión “No podemos seguir esperando, los garbanzos no pueden crecer por culpa del girasol. Y aunque creciesen, al cosechar el garbanzo el girasol lo mancharía de verde y nadie lo querría. Ha llegado el momento de actuar”. Y araron la tierra, quitando tanto las plantas de girasol como las de los garbanzos, dejando sólo un par de surcos para comer ellos y en los que quitaron los girasoles a mano. Y decidieron que a partir de entonces sólo sembrarían  girasol en raras ocasiones. La tierra se quedó triste, ya que debido a su afán por ver las flores amarillas ese año se había quedado no sólo sin las flores, sino también sin girasoles durante muchos años.

De ahí que aprendamos una importante lección, las legumbres no se pueden sembrar después del girasol.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Arando

25 abril, 2011
 
Arando
Tractor con el cultivador

Durante el invierno el campo está dormido, pero llegando el mes de enero hay que preparar el terreno para sembrar los cultivos de primavera, en nuestro caso: garbanzos, lentejas y girasol. ¿Cómo se prepara la tierra? Arándola.

Vertederas

En agricultura econvencional habitualmente se comienza pasado un apero llamado vertederas, que profundiza unos 50 cm. en el suelo. Con ello evitan que salgan malas hierbas, ya que al voltear la tierra, las semillas de arriba quedan abajo sin oxígeno y no consiguen nacer. También dicen que es para airear el suelo.

En agricultura ecológica no está permitido hacerlo. ¿Por qué? Porque como hemos comentado en otras entradas, el suelo es un organismo vivo. Y en cada capa del suelo hay unos organismos que viven en ella. Es decir, las basterias que viven a 50 cm de la superficie tendrán menos necesidad de oxígeno que las que vivan más arriba. ¿Qué se consigue con las vertederas y el voleto de la tierra? Matar a los organismos del suelo. Estos organismos son los que se van a asociar con las raíces de nuestros cultivos para darle fortaleza a la planta. Con lo cual un suelo en el que se voltea la tierra será un suelo que se irá empobreciendo.

En ecológico no se recomienda profundizar más de 20 cm. Nosotros, buenos conocedores de los aliados que tenemos en el suelo, utilizamos dos aperos. Por una parte, uno que en esta zona le llaman “cabrillas“, que son como unas vertederas pequeñas, pero que no profundizan tanto. Estas nos las dejó un agricultor del pueblo. Y después le pasamos el cultivador.

Grada de discos

Para pasar estos aperos puede haber problema si hay hierbas secas muy altas del año anterior. Nosotros tuvimos ese problema en la tierra de Adrados. La planta en concreto,

Detalle de Salsola cali

Salsola cali, es una de esas típicas plantas corredoras y cuando pasas los aperos se quedan atascados al cabo de un rato. Una solución hubiese sido pasar a la tierra con una grada de discos. Este apero rompe las hierbas y se pueden incorporar al terreno como materia orgánica. Sin embargo nosotros no tenemos este apero. Así que fuimos un día con horcas y quitamos la mayor parte de las hierbas de la finca. Tardamos entre los dos unas 3 horas.

Después de recoger unas cuantas

 

La gente se sorprende cuando le decimos que hacemos estas cosas a mano. ¿Acaso no paga la gente por ir a un gimnasio a hacer ejercicio? Si alguien queire se puede venir a hacer ejercicio a nuestras tierras que no el vamos a cobrar nada.